Si contratas un diseñador gráfico ¿en qué te basas para criticar su trabajo?

No sé que pasa con el diseño gráfico que siempre es el causante de grandes polémicas y debates, y todo por el desconocimiento.

Tuve el placer esta semana de hablar con el dueño de una pyme, pero en plan colega. Me comento que le habían diseñado la identidad corporativa de su empresa, y también lo que había pagado por ella. Hasta aquí todo normal, mi respuesta fue que por lo que me contaba parecía que sí que había contratado los servicios a una diseñadora profesional. Entonces oí de su boca unas palabras que chirriaron en mis oídos “si pues anda que las tres propuestas que me hizo al principio eran horrorosas, le hice que me hiciera de nuevo el trabajo porque eso no podía ser”.

¿En qué te basas para decir que el trabajo de un diseñador es horroroso? Es evidente que no tenía un motivo claro, ya que solo mencionaba términos estéticos.
En esta conversación una tercera persona se puso de su lado, diciendo: hombre el trabajo le tiene que gustar al cliente. Y este es el gran punto que quiero hacer reflexionar a todos los empresarios que están leyendo el artículo.

El diseño gráfico no se valora en términos estéticos

Si encargas una identidad corporativa a un diseñador gráfico, no caigas en el mismo error que los demás empresarios, no debes valorar el diseño por su estética porque ese es un punto muy relativo, ya que entramos en la guerra de gustos, y puede gustarte a ti y a otros no. Por eso no sirve valorar un diseño por estética, y tampoco sirve la respuesta de “yo soy el que paga”.

Está claro que si quieres engañarte y tirar el dinero a la basura, lo tienes fácil, piensa únicamente en el concepto estético, y podrás decir que tienes un cuadro para decorar el despacho de tu empresa, porque será para lo único que te servirá.

Un diseño debe estar enfocado a un sector y a un público objetivo, y debe diseñarse pensando y basándose en eso, y no en tus gustos personales, este punto también va para los diseñadores que tampoco pueden aplicar su gusto personal en los diseños.
Personalmente me acuerdo de un encargo de un proyecto de ilustración que tuve hace tiempo, un encargo para ilustrar y diseñar un libro completo enfocado para niños. En este caso al cliente no le gustaba el color verde, y no quería verlo en ninguna de las ilustraciones. Por el sector y todo el concepto general del libro se pudo llevar a cabo, pero esto no es siempre aplicable.

Diseño de identidad corporativa de Erika Marins

Diseño de la marca “logotipo” de Erika Marins

Si en un sector debe aparecer el color verde simplemente porque el estudio para la marca de la empresa lo determina así, no se puede prescindir de ese color porque a ti no te gusta y te parece un color horroroso.

Por eso como empresario debes tener en cuenta que un diseño te debe gustar, pero porque está perfectamente enfocado a tu negocio, y no porque estéticamente podría servirte para decorar el salón de casa.

Recuerda que te diriges a un público y a un sector, sin eso tu negocio no tendrá éxito.

Fuente: www.dmcreativo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>